¿Ser primogénitos nos predispone para ser gordos?

Los primogénitos tienen más probabilidades de tener un IMC (Indice de Masa Corporal) mayor y menor sensibilidad a la insulina, según un estudio realizado por la Universidad de Auckland y publicado en la revista Nature, en el que se analizaron las historias de 50 hombres con sobrepeso.

 

La investigación trata de arrojar luz sobre los posibles efectos en la descendencia de nuestros hábitos de vida a largo plazo.

 

Las evidencias sugieren que el orden de nacimiento puede influenciar el metabolismo y la composición del cuerpo, desde la infancia hasta la edad adulta temprana, pero el impacto potencial de nacer primogénitos o los segundos hijos en la mediana edad permanece sin aclarar.

 

El estudio abarcó el análisis de 50 hombres saludables aunque con sobrepeso (con un IMC de más de 27) con edades comprendidas entre los 40 y los 50 años; 26 primogénitos y 24 segundos hijos.

 

Los resultados clínicos concluyeron que los primogénitos pesaban 6,9 kgs más que los segundos hijos y tenían un IMC de 29,1 frente al 27,5 del grupo de los segundos hijos.

 

La investigación ofrece una amplia evaluación de los posibles efectos del orden de nacimiento en la salud metabólica, aclarando que los primogénitos adultos pueden tener un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas que los siguientes en la descendencia.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS