Rosalind Franklin: La fotografía que probó la estructura del ADN

Rosalind Franklin, descubridora de la estructura de doble hélice del ADN, cumpliría hoy 93 años si un cáncer de ovario no hubiese terminado con su vida a la edad de 37 años. La enfermedad y el machismo de los años 50 le privaron del Premio Nobel de Medicina que fue concedido a sus homólogos masculinos en 1962. Su descubrimiento supuso una evidencia fundamental para el desarrollo de la biología, la genética y la medicina aplicada.

 

A los 15 años decidió dedicar su vida a la ciencia, a pesar de no contar con el apoyo de su padre ni de la sociedad en su conjunto. No obstante, se graduó en biofísica a los 21 años en la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y dedicó siete años en París a la investigación sobre técnicas de difracción de rayos-X. En 1951 ingresó como investigadora en el King's College de Londres, donde empezó a trabajar en un proyecto de ADN aparcado desde hacía meses.


Su compañero de trabajo se llamaba Maurice Wilkins, y con él mantenía fricciones por la situación de menosprecio a la que se enfrentaban las científicas en los laboratorios universitarios. En 1953 tomó su famosa fotografía 51 en la que utilizó la difracción de rayos-X para capturar la estructura de doble hélice del ADN. Wilkins mostró sin el consentimiento de la bióloga la captura a los científicos James Watson y Francis Crick, que se sirvieron de ella para confirmar sus hipótesis y publicar dos años después el hallazgo en la revista Nature. En 1962, los tres científicos recibieron el Premio Nobel de Medicina.


A pesar de que en el artículo se mencionaba la aportación de Rosalind al trabajo, esta no era mayor que la de un mero asistente técnico y hasta décadas después no se tornó en papel clave de la investigación. Rosalind dedicó los últimos años de su vida a investigaciones pioneras relacionadas con el virus del mosaico de tabaco y el poliovirus. Finalmente falleció en 1958 a causa de un cáncer provocado por las repetidas exposiciones a la radiación en sus experimentos. La científica sacrificó su vida por descubrir el secreto de la vida.

Etiquetas: ADNgenética

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS