Qué hacer ante la picadura de una medusa

La mayoría de las picaduras de medusas mejora con el tratamiento en el hogar. Las reacciones más graves requieren atención médica de emergencia.

La picadura de una medusa es un problema relativamente común para nadadores, buceadores o simples bañistas en las aguas marinas. Y es que los largos tentáculos de estos animales marinos pueden inyectar veneno con sus miles de aguijones con púas microscópicas sin que casi nos demos cuenta.

 

Algunas picaduras pueden generar irritaciones mientras que otras pueden ser mortales en apenas unos minutos

Las picaduras de medusas varían en severidad: podemos encontrarnos algunas picaduras con dolor inmediato y rojeces en la zona; pero otras veces pueden causar afecciones por distintas partes del cuerpo y, por último, existen algunas picaduras que son potencialmente mortales.



¿Qué hacer si nos pica una medusa?

 

La crema de protección solar -aunque no evita las picaduras- sí que crea una pequeña película de protección ante una posible picadura. De cualquier forma, si finalmente nos pica una medusa, lo primero que sentiremos es dolor y picor en la zona.

 

Lo primero que hay que hacer es lavar bien la zona con agua salada antes que con agua dulce para evitar que se extienda. De ningún modo aplicaremos orina u otro método popular para las picaduras de medusa. La molestia será temporal y podremos aliviarla con cubitos de hielo o compresas frías durante no más de cinco minutos; todo ello servirá para reducir tanto el dolor como el picor. No es recomendable cubrir la zona afectada con arena ni frotarla, pues esto solo conseguirá que el veneno se extienda aún más.

 

Tampoco es adecuado aplicar cremas con antihistamínicos, pues incrementará la hinchazón, sino utilizar una pomada con cortisona y tapar la herida con una gasa, evitando tanto el agua y los rayos de sol durante un par de días.

 

Las 5 especies más venenosas

 

El arpón de toxinas de la medusa, uno de los movimientos más rápidos de la naturaleza, incluso más rápido que una bala, es especialmente peligroso en cinco especies: la medusa melena de león gigante, la medusa ortiga de mar, la Carabela portuguesa, la medusa irukandji y, la más venenosa y peligrosa de todas que habita en Australia, la medusa avispa de mar.

 

Etiquetas: animalesmedusaspicadurasveneno

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS