Premio a los descubridores de la hormona del apetito

sobrepeso2Hasta hace muy pocos años existía la creencia generalizada de que las personas obesas lo eran por que tenían poca fuerza de voluntad para ponerse a régimen y comer menos. Hoy sabemos que la obesidad no se puede reducir a un problema de comportamiento, sino que es una enfermedad, y que detrás de ella existe un importante desajuste hormonal.

El primero en darse cuenta de que existía un factor fisiológico que controlaba el apetito fue el bioquímico Douglas Coleman, quien en 1969 realizó varios estudios con ratones portadores de una mutación que los convertía en extremadamente obesos. En los años 80, el médico Jeffrey Friedman se interesó por estos trabajos y en 1994 describió el gen de la hormona leptina, que funcionaba regulando el apetito, tal y como había predicho Coleman. "Entonces no existían las tecnologías actualmente disponibles para aislar genes", explica Friedman, "así que ya sabía que iba a ser una tarea ardua; decidí llamar a Coleman para obtener más información".

Este descubrimiento provocó un cambio de paradigma en el estudio de la obesidad y en su percepción: dejó de considerarse un fracaso personal para entender que se trataba de un problema médico. Debido a esto, la Fundación BBVA ha decidido entregar el premio Fronteras del Conocimiento en Biomedicina a ambos científicos.

Funcionamiento de la leptina

"La leptina es una hormona diseñada para controlar el peso corporal", explica Friedman. El sistema funciona de forma que cuanta más grasa corporal hay, más leptina se produce y menos apetito se siente. El objetivo final es que un individuo con mucha grasa acabe comiendo menos, para que no siga engordando. Y viceversa: cuando falta grasa corporal falta leptina, y el apetito aumenta. La causa de que el cuerpo tenga un mecanismo así está en la evolución: "Sería muy peligroso no tener grasa, porque te arriesgas a morir de inanición, pero también es peligroso estar demasiado gordo, porque estás a merced de los predadores. Así que el sistema busca mantener un nivel equilibrado de grasa".

La leptina no es el único gen relacionado con la obesidad pero sí tiene un papel principal, y será seguramente importante en eventuales tratamientos farmacológicos futuros de la obesidad: "Queda mucho por saber sobre la regulación de la obesidad, pero la identificación de la leptina nos llevará sin duda a una comprensión mucho mejor de los factores que controlan el apetito, y eso permitirá que se desarrollen nuevos tratamientos".

 

Etiquetas: leptinaobesidad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS