Perdonar ayuda a olvidar

La extendida frase “perdono, pero no olvido” que esgrimimos para justificar el rencor hacia algo que nos ha molestado, carece de sentido desde el prisma de la ciencia. Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Saint Andrews, en Escocia, perdonar un acto de agravio hacia nuestra persona facilita que desaparezca de nuestros pensamientos. Este hallazgo resultaría especialmente útil a las mujeres, que son quienes poseen una mayor capacidad para la concesión del perdón.


Desde la perspectiva de la ciencia cognitiva, la capacidad de superación de emociones negativas intensas y de anulación de represalia son vistos como una función de control ejecutivo. Los investigadores quisieron comprobar si este mecanismo intervenía también a la hora de olvidar dichos recuerdos. En el experimento, 30 participantes imaginaron que eran víctimas de una serie de incidentes hipotéticos, como calumnia, infidelidad y robo, e indicaron si perdonarían al responsable del mismo. Los científicos aplicaron un procedimiento estándar, frecuentemente utilizado en la investigación de la memoria, en el que instruían a los participantes a olvidar intencionadamente información específica o detalles de los relatos. Los resultados mostraron una mayor tasa de olvido para las fechorías que habían sido perdonadas frente a las que permanecían condenadas cuando se incitaba a los participantes a dejar de pensar en ellas.


Según los autores, la dificultad residiría más en absolver de culpabilidad a quienes nos hieren que en eliminar el doloroso recuerdo de nuestra memoria. Este descubrimiento podría ser la llave hacia herramientas terapéuticas que nos permitan olvidar a nuestro antojo.

Etiquetas: memoriapsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS