Mejorar la mente con juegos necesita mantener la práctica

Un reciente estudio realizado en España y publicado por la revista científica Frontiers in Aging Neuroscience (2015) nos vuelve a recordar los efectos positivos que el entrenamiento cognitivo con video juegos puede tener sobre diversas funciones mentales en personas mayores, aunque nos avisa de algo interesante.

 

Soledad Ballesteros, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y sus colaboradores describen en su artículo los resultados encontrados en un estudio randomizado realizado con un total de 20 personas sanas de entre 50 y 80 años. Esta muestra inicial se dividió en dos grupos, uno llamado ‘experimental’ que realizó el entrenamiento cognitivo con juegos mentales por ordenador y otro denominado grupo ‘control’, que no realizó el entrenamiento pero sí acudió a diferentes reuniones en el mismo espacio de tiempo.

 

El entrenamiento se realizó durante 10-12 semanas y constó de 20 sesiones de trabajo de una hora de duración. A todos los participantes se les realizó una evaluación neuropsicológica antes del programa de entrenamiento con juegos mentales, inmediatamente tras él y a los tres meses de haber finalizado. Además, también se valoró la percepción subjetiva de bienestar de los miembros de ambos grupos.

 

Tal como publicaron los autores en un artículo anterior en 2014, solamente se encontraron cambios post-entrenamiento en el grupo experimental, concretamente mejoró su velocidad de procesamiento, su atención y su memoria de reconocimiento visual. También informaron sentirse mejor, con puntuaciones más altas en la escala SPF-IL de medida de bienestar.

 

En el presente artículo, los autores analizan el efecto de dicho programa de entrenamiento a los tres meses de haber finalizado. Nuevamente los cambios sólo se observan en el grupo que realizó la práctica con los juegos mentales. En esta ocasión, el único resultado encontrado fue que las personas que entrenaron siguieron mostrando a los tres meses mejores puntuaciones en dos dimensiones de bienestar: afecto y asertividad, aunque no mantuvieron las mejoras cognitivas. Los autores concluyen su trabajo afirmando que, efectivamente, la plasticidad cognitiva en personas mayores puede conseguirse con el entrenamiento en juegos mentales, pero sería necesario realizar sesiones periódicas de entrenamiento si uno desea mantener los beneficios. 

 

Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

 

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS