Los peques que van antes a dormir son menos obesos

Un nuevo estudio ha revelado que los niños que se van pronto a la cama son menos propensos a sufrir obesidad cuando llegan a la adolescencia.

También te puede interesar: Experimentos científicos para hacer con niños en verano

Los niños de entre 3 y 5 años que se acuestan hacia las 8 de la tarde son menos proclives a padecer obesidad cuando crecen que los que lo hacen más tarde. Esta es una de las principales conclusiones de un amplio estudio coordinado por la epidemióloga Sarah Anderson, de la Universidad Estatal de Ohio, que ha observado los cambios fisiológicos experimentados por 977 menores a lo largo de once años, hasta que cumplieron los 15.

Anderson y sus colaboradores encontraron que solo uno de cada diez niños que se acostaban temprano acababa siendo obeso. Esta proporción aumentaba hasta el 16% en el grupo de los que se iban a dormir entre las 8 y las 9 y ascendía aún más, hasta el 23%, entre los peques que lo hacían más tarde de esa hora.

Los expertos descubrieron que la relación entre sobrepeso y horas de sueño se mantenía independientemente del ambiente emocional familiar, un asunto que afecta a muchas rutinas en el hogar, como, precisamente, el momento de irse a la cama, o incluso del vínculo más o menos afectivo que los niños mantenían con sus madres.

Según indican estos científicos en la revista The Journal of Pediatrics, se han centrado en la hora de irse a la cama porque esta afecta en mayor medida a la cantidad y a la calidad del sueño de los menores que aquella a la que se levantan, sobre la que, además, los padres tienen un menor control. En este sentido, otros ensayos ya habían determinado que los niños pequeños están biológicamente “preprogramados” para sentir la necesidad de dormir antes de las 9 de la noche.

Ahora, Anderson y su equipo señalan que es preciso analizar cómo se interrelaciona este fenómeno con otros hábitos que tradicionalmente se vinculan al aumento de peso, como la falta de ejercicio o una inadecuada alimentación.

Imagen: The Ohio State University

Etiquetas: dormirobesidadsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS