Los niños supervivientes de ahogos podrían tener déficit intelectual posterior

Las olas del mar las carga el diablo. Todos los veranos escuchamos noticias de personas que mueren ahogadas, aunque afortunadamente hay otros muchos que consiguen salvarse.

 

Lo que empiezan a plantearse los investigadores son las consecuencias que los ahogamientos pueden tener sobre los supervivientes a largo plazo, especialmente en el caso de los niños, que se encuentran en pleno desarrollo de sus capacidades mentales.

 

Un grupo de investigadores finlandeses, encabezados por Pertti K. Suominen ha publicado un artículo recientemente en la revista Resuscitation (2014) en el que describen las posibles consecuencias que un ahogamiento puede tener a nivel cognitivo en los niños.

 

En su estudio contaron con la participación de 21 niños que sufrieron un ahogamiento de entre 2 y 22 minutos antes de los 5 años. Todos fueron evaluados aproximadamente 8 años después del episodio de ahogamiento, con una batería de test de inteligencia.

 


Los resultados mostraron que alrededor del 60% de los niños presentaban alguna disfunción neurológica y un 40% tenía un cociente de inteligencia total bajo. Además, ese cociente intelectual total fue menor de 80 en los casos en los que el ahogo duró más de 12 minutos, con riesgo a partir de los 8 minutos.

 


Recordamos así la importancia de vigilar a los niños en playas y piscinas, porque las consecuencias pueden ser importantes a pesar de sobrevivir al trauma. Además, queda abierta la cuestión de si esos efectos podrían revertirse con un adecuado programa de entrenamiento cognitivo.

 


Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

Etiquetas: niñossalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS