Los cambios en el sueño por la edad afectan a la memoria

Sabemos que cuando nos pasamos una noche sin dormir nos cuesta más centrarnos en las tareas difíciles y tenemos la sensación de que acordarnos de las cosas es más complicado. Los expertos en el estudio del sueño han descrito sus distintas fases, y han descrito que el sueño de ondas lentas es relevante para los procesos de consolidación de la memoria episódica. La consolidación es el fenómeno que permite que los recuerdos se fijen en la memoria a largo plazo. Es un proceso importante implicado en el aprendizaje de nueva información. La memoria episódica es el tipo de memoria que se refiere a cosas como con quién comimos el fin de semana o donde aparcamos el coche la tarde anterior.

 

Con la edad el sueño de ondas lentas es más corto y también una peor memoria episódica. Una investigación reciente realizada por la Université Lumière Lyon 2 y publicada en el Journal of Sleep Research ha analizado si la memoria sigue beneficiándose del sueño en las personas mayores. Los autores pidieron a dos grupos de personas, jóvenes y mayores, que realizaran una tarea de localización de objetos en el espacio, y calcularon sus tasas de olvido de información tras doce horas despiertos o doce horas de sueño. Realizaron además estudios de polisomnografía para analizar la estructura del sueño de los participantes.

 

Los resultados del experimento mostraron que, en las personas de más edad, el proceso de consolidación de memoria no mejoraba con el sueño de la misma forma que lo hacía en el grupo de los jóvenes, manteniéndose una tasa de olvido importante incluso después del sueño. Por otra parte, la calidad y estructura del sueño también fueron significativamente peores en los mayores, aunque no específicamente en el sueño de ondas lentas.

 

Los autores concluyen que los cambios en el sueño asociados a la edad podrían tener un efecto negativo en la memoria de los mayores. No obstante, siempre pueden seguirse ciertas pautas de higiene de sueño que favorezcan un mayor descanso y también pueden realizarse ejercicios mentales que mantengan a buen ritmo las funciones cognitivas como la memoria.

 

Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

 

Etiquetas: cerebrodormirneurocienciasueño

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS