Los beneficios de ser altruista

Ayudar a los demás sin esperar recibir nada a cambio aporta muchos más beneficios de lo que creemos. Ahora, la Fundación para la Salud Mental de Reino Unido, afirma que ser voluntarioso con el bien ajeno es beneficioso para nuestra salud mental y para nuestro bienestar en general.

 

Para empezar, ser altruista mejora nuestra confianza, nuestra felicidad y nuestro optimismo. Esto sucede porque los actos generosos pueden generar una cadena de acciones similares y contribuir a una sociedad más positiva. Además, promueve cambios fisiológicos en el cerebro que nos conducen a ser más felices: esto es, al ayudar a otros también estamos activando nuestro cuerpo a nivel físico, por lo que nos ayuda a olvidarnos de nuestros problemas y a tener una autoestima más alta gracias a estas actividades que implican una relación con los demás. Esto último también conlleva una mejor integración social y una inmejorable ayuda contra la soledad y el aislamiento.

 

Tener conocimiento de que hay personas que se encuentran en situaciones mucho peores que las nuestras nos hace tomar perspectiva de la vida y verla con más optimismo, lo que de nuevo redunda en nuestra felicidad.

 

Los beneficios físicos de un comportamiento altruista pasan por la disminución de los sentimientos y sensaciones negativas como la ira o la agresividad, así como la reducción del estrés y por tanto, también fortalecemos nuestro sistema inmune consiguiendo que vivamos más.

 

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS