Los antidepresivos alteran el cerebro en cuestión de horas

Un nuevo estudio llevado a cabo por científicos del departamento de Neurología del Instituto Max Planck de Leipzig (Alemania) ha concluido que a pesar de la creencia de que para que los antidepresivos tengan efecto es necesario que el paciente lo tome durante al menos 4-6 semanas, una única dosis ya provoca cambios significativos en el cerebro en cuestión de horas.

 

La investigación, que ha sido publicada en la revista Current Biology, tenía por objeto investigar cómo los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los antidepresivos más recetados en el tratamiento de trastornos de ansiedad, personalidad o depresión (Prozac, Lexapro o Zoloft, por ejemplo), actúan en el cerebro humano.

 

Para ello, contaron con la participación de 22 sujetos sanos. Cada uno de ellos fue sometido a un escáner cerebral de 15 minutos que medía la oxigenación del flujo sanguíneo del cerebro. Luego, se les suministró una dosis de Lexapro antes de volver a ser sometidos al escáner cerebral unas tres horas después.

 

La comparación de ambos escáneres cerebrales reveló que el medicamento redujo los niveles de conectividad en la mayoría de las áreas del cerebro pasadas esas tres horas; sin embargo, también aumentó la conectividad de dos regiones específicas del cerebro: el cerebelo (que participa en el movimiento voluntario) y el tálamo (que participa en la percepción sensorial y la función motora). Esto es, la dosis de Lexapro alteró la conectividad cerebral y aumentó la producción de serotonina, neurotransmisor que se cree juega un papel importante en el mantenimiento del equilibrio del estado de ánimo.

 

No esperábamos que el ISRS tuviera un efecto tan importante en tan poco tiempo o que abarcara todo el cerebro”, afirma Julia Sacher, líder del estudio. Según los investigadores, estos resultados sugieren que los ISRS pueden reorganizar el cerebro de forma temprana para reducir los síntomas de depresión y no tan a largo plazo como se pensaba.

 

Etiquetas: cerebrodepresiónmedicamentossalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS