Las siestas mejoran la memoria de los bebés

Los bebés duermen durante gran parte del día, es una certeza. Y también lo es que esto es necesario para su desarrollo tanto mental como físico. Ahora, una nueva investigación avala el efecto beneficioso de la siesta en los más pequeños. El experimento, llevado a cabo por la unidad de psicología infantil y juvenil de la Universidad de Ruhr de Bochum (Alemania), ha determinado que media hora de sueño al día ayuda a los bebés -menores de 1 año- a asentar sus conocimientos y, por tanto, a mejorar su memoria.

 

A lo largo del experimento, los niños tuvieron que repetir una serie de acciones con títeres, cuatro horas después de haberlas aprendido por primera vez. Un grupo de bebés durmió la siesta tras el aprendizaje y otro grupo no. El grupo que había dormido la siesta obtuvieron mejores resultados que los que no habían descansado y, además, la información seguía permaneciendo en sus cabezas 24 horas después.

 

El sueño mejora la consolidación de la memoria declarativa –encargada de evocar conscientemente datos y recuerdos– en niños de entre seis y doce meses”, explica a Sinc Sabine Seehagen, líder del estudio.

 

Para que esta especie de entrenamiento natural de la memoria surta efecto, los bebés necesitan dormirse relativamente pronto tras haber aprendido algo nuevo para poder consolidar esa información en la etapa del sueño. Durante la siesta, los recuerdos se codifican y se transfieren del hipocampo al neocórtex y, dormir inmediatamente después de haber aprendido algo impide que cualquier otro suceso interfiera en la fijación de ese recuerdo.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Proceedings of National Academy of Science (PNAS) y pone de manifiesto, como revelan estas conclusiones, que dormir la siesta es clave para fijar lo que aprenden los bebés.

 

Etiquetas: memoriasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS