¿Las personas con VIH tienen más riesgo de deterioro cognitivo con la edad?

Se ha estimado que alrededor de un 50% de los pacientes con VIH puede presentar alteraciones en sus funciones cognitivas, según un estudio realizado en 2010 por Heaton y sus colaboradores.

 

En general, diversos trabajos de investigación han mostrado que esos fallos pueden observarse en la atención, la memoria o las funciones ejecutivas, o expresarse también como una velocidad de procesamiento de la información más lenta.


David Vance y otros colaboradores de la Universidad de Alabama han planteado la posibilidad de que, con el envejecimiento, el perfil de alteraciones cognitivas que presentan esas personas con VIH pueda verse aumentado, siendo un factor que aumente su vulnerabilidad a padecer un deterioro cognitivo que afecte a sus actividades cotidianas como llevar sus cuentas, conducir o tomarse la medicación.

 

Según explican los autores en su reciente artículo publicado en Top Geriatric Rehabilitation (2014), los afectados de VIH podrían ver afectada su reserva cognitiva debido a los procesos de estrés oxidativo y neuroinflamación y sería esta reducción en la reserva cognitiva la que podría tener como consecuencia el desarrollo de los déficit cognitivos.

 

¿Puede hacerse algo para aumentar la reserva cognitiva en estos pacientes y así protegerles del deterioro cognitivo?
El equipo de la Universidad de Alabama es optimista al respecto y argumenta su afirmación sobre el hecho de que nuestro cerebro posee una cualidad que le permite modificarse con la estimulación: la neuroplasticidad. Así, plantean que participar en actividades intelectuales o de ocio estimulantes puede cambiar la morfología del cerebro y retrasar el inicio de un envejecimiento cognitivo.

 

En el caso particular de personas con VIH, una de las aproximaciones podrían ser las terapias de remediación cognitiva como los libros de ejercicios mentales y otras actividades que estimulan la cognición entre las que se encuentran los videojuegos, cuyos efectos beneficiosos ya habían demostrado los autores en otro estudio anterior.

 


Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

Etiquetas: enfermedadessaludsidaunobrainvih

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS