Las películas muestran versiones poco reales del cáncer

erinbrochA pesar del gran volumen de largometrajes que tratan el tema, lo cierto es que la mayoría ofrecen una imagen irreal de la enfermedad del cáncer, y muy pocos muestran las posibilidades reales de curación, según revela un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Roma "La Sapienza".

Mientras que cada vez hay más avances en el tratamiento del cáncer y las posibilidades de curación son mayores, la supervivencia de los protagonistas afectados es un acontecimiento poco frecuente en el cine. "El hecho de que la persona no logre superar la enfermedad y muera es, en ocasiones, útil para la trama de la película", argumenta Luciano de Fiore, que ha presentado los resultados de su trabajo en el Congreso de la Sociedad Europea de Medicina Oncológica celebrado en Viena (Austria). "Los pacientes en las películas no suelen sobrevivir. Afortunadamente, esto empieza a ser diferente en la vida real", añade.

Los investigadores analizaron 82 películas centradas en personas con cáncer. En los últimos años, los largometrajes han tratado diferentes aspectos sobre la enfermedad, desde la epidemiología y las causas ambientales del cáncer, en películas como Erin Brockovich, hasta las implicaciones económicas de las terapias y el tratamiento de los síntomas como en Legítima defensa y Elegir un amor.


En las películas analizadas, 40 de los personajes con cáncer eran mujeres y 35 hombres. En 21 de ellas no se mencionaba el tipo de cáncer. Los síntomas aparecían en el 72 por ciento de las películas, mientras que las pruebas para el diagnóstico se mencionaban en el 65 por ciento. El tratamiento más frecuente fue la quimioterapia y en el 63 por ciento de las películas el afectado no sobrevivía.

Curiosamente, Hollywood no parece interesado en los tipos de cáncer más frecuentes. "El cáncer de mama no suele aparecer en las películas, aunque tiene muchísimo impacto entre la población femenina", explica de Fiore. "Sin embargo, predominan otros cánceres que son más raros, como la leucemia, el linfoma y los tumores cerebrales".

A pesar de todo, los investigadores reconocen que el cine podría tener un impacto muy positivo tanto para los pacientes como para los mismos médicos. "El uso de la gran pantalla como herramienta para contar historias sobre el cáncer puede ayudar a crear conciencia sobre la magnitud del problema y a dar a conocer las nuevas terapias disponibles", opina el científico. "Además, los oncólogos pueden llegar a ser más conscientes de los problemas a los que se enfrentan en el ámbito terapéutico: cáncer y sexualidad, relación entre el paciente y el personal médico, los efectos secundarios de las terapias, etc."

 

Etiquetas: cinecáncersalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS