Las jefas se deprimen más

¿Mandar es bueno o malo para la salud mental? Pues según un estudio dirigido por la socióloga Tetyana Pudrovska, de la Universidad de Texas en Austin, depende del sexo.

 

Tras analizar las ocupaciones y el estado psicológico de 1.300 voluntarios y 1.500 voluntarias de mediana edad, Pudrovska y sus colaboradores llegaron a la conclusión que las jefas tendían más a deprimirse que las mujeres sin responsabilidades. Pero es que, además, con los hombres pasaba justo lo contrario: quienes ocupaban puestos ejecutivos en las empresas presentaban en general menos síntomas depresivos que el resto de los encuestados.

 

A los investigadores les ha sorprendido mucho este resultado, ya que las mujeres con competencias para contratar, despedir o decidir los salarios de sus subordinados reúnen a priori los típicos requisitos de buena salud mental: mayor nivel educativo, ingresos más altos, trabajos prestigiosos, satisfacción laboral y autonomía.

 

Pudrovska ofrece una explicación: “Años de investigación social sugieren que las mujeres en puestos de autoridad deben enfrentarse a interacciones sociales negativas, estereotipos, aislamiento social y resistencia de los subordinados, colegas y superiores. A las jefas se las supone carentes de la confianza y la asertividad de los líderes fuertes. Y cuando se comportan como tales, se las juzga por ser poco femeninas. Todos esto contribuye a producir un estrés crónico.” Los hombres lo tienen, sin duda, más fácil.

Etiquetas: depresiónmujeressaludtrabajo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS