Las dietas saludables forjan cerebros más inteligentes

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario (Canadá) y la Universidad Nacional de Irlanda en Galway (Irlanda) y que ha contado con unos 28.000 participantes ha concluido que aquellas personas que siguen una dieta saludable tienen una salud cognitiva más fuerte que los que no cuidan su alimentación.

 

Los investigadores realizaron un seguimiento durante 5 años de la dieta y del rendimiento cognitivo de 27.680 voluntarios mayores de 55 años con alto riesgo cardiovascular, descubriendo que una dieta basada en la ingesta de muchas frutas y verduras, pescado, frutos secos, un nivel moderado de alcohol y poca carne roja influía en un mejor rendimiento cognitivo tras las pruebas de habilidad de pensamiento y memoria que se realizaron tanto al inicio, a la mitad y al finalizar el estudio, tras un período de cinco años.

 

Los resultados de las pruebas revelaron que el deterioro cognitivo más bajo estaba directamente asociado a las dietas más saludables de los participantes. Así, comparando las puntuaciones de los voluntarios que habían seguido una dieta poco saludable con los que llevaban una alimentación sana, la diferencia estribó en un 24% menos de riesgo de pérdida de memoria y de la función cognitiva en general para aquellos que llevaban una dieta saludable, teniendo en cuenta incluso factores como la presión arterial alta o la actividad física.

 

“La ingesta dietética puede modificar el riesgo de deterioro cognitivo a través de múltiples mecanismos, incluyendo un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y a través de la deficiencia de los nutrientes necesarios para la regeneración neuronal (por ejemplo, con vitaminas del grupo B y vitamina C). En conclusión, una mayor calidad de la dieta se asocia con un menor riesgo de deterioro cognitivo. La mejora de la calidad de la dieta representa un objetivo potencial importante para reducir la carga mundial de deterioro cognitivo”, Andrew Smyth, líder del estudio.

 

Los resultados han sido publicados en la revista Neurology.

 

Etiquetas: cerebroneurocienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS