Las bacterias del intestino, cruciales en la anorexia

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario grave que afecta a millones de personas.

 

Una nueva investigación llevada a cabo por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) y publicada en la revista Psychosomatic Medicine, sugiere que las personas con anorexia nerviosa tienen comunidades microbianas del intestino muy distintas a las personas sanas y que esto afecta tanto física como psicológicamente a los afectados.

 

La anorexia nerviosa tiene la tasa de mortalidad más alta en cuanto a problemas relativos a la salud mental. El estudio plantea que un desequilibrio bacteriano podría estar relacionado con algunos de sus síntomas más evidentes y graves. “Otros estudios ya habían relacionado las bacterias del intestino a la regulación del peso y el comportamiento, dado a que las personas con anorexia nerviosa presentan desregulación extrema de peso, decidimos estudiar esta relación aún más”, explica Ian Carroll, líder del estudio.

 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores recogieron muestras fecales de 16 mujeres con anorexia nerviosa en el momento de su ingreso en el Centro de la Universidad de Carolina del Norte para trastornos de la alimentación y posteriormente tras el alta médica, una vez restablecido su peso normal. Los expertos analizaron la composición y la diversidad de la microbiota intestinal de las pacientes a partir de estas muestras fecales. Asimismo, un grupo de control de 12 individuos sanos también aportó muestras fecales que también fueron analizadas con objeto de comparar ambas pruebas.

 

Los resultados revelaron que las primeras muestras de las mujeres con anorexia presentaban menos diversidad bacteriana en comparación con los individuos sanos; lo sorprendente fue que las muestras del alta médica seguían siendo significativamente menos diversas en bacterias intestinales que en los individuos sanos.

 

A medida que las pacientes aumentaban de peso y las comunidades microbianas también aumentaban, su estado de ánimo mejoró, por lo que los investigadores sugieren que existe un vínculo importante entre ambos y que el cultivo de una microbiota saludable podría ser utilizado en la terapia para las personas con anorexia nerviosa.

 

No somos capaces de exponer que un desequilibrio bacteriano intestinal causa los síntomas de la anorexia nerviosa, incluyendo síntomas asociados, tales como la ansiedad y la depresión, pero la severa limitación de la ingesta nutricional en el centro de la anorexia nerviosa podría cambiar la composición de la microbiota intestinal. Estos cambios podrían contribuir a la ansiedad, la depresión, y a una mayor pérdida de peso en personas con este trastorno. Es un círculo vicioso, y queremos ver si podemos ayudar a los pacientes a evitar o revertir ese fenómeno”, aclara Carroll.

 

Etiquetas: alimentaciónanorexiabacteriasenfermedadessalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS