La tristeza sale cara

La tristeza sale caraUn estudio de las universidades de Harvard, Carnegie Mellon, Stanford y Pittsburgh demuestra que la tristeza nos hace gastar más e incluso despilfarrar el dinero.

Para demostrarlo, los autores del estudio trabajaron con una treintena voluntarios divididos en dos grupos. Mientras la mitad de ellos veía un video acerca de una historia sumamente triste, el resto de participantes asistía a la proyección de una película sobre los arrecifes de coral en Australia. A continuación, los investigadores ofrecieron a los participantes una botella de agua sin fijar el precio, y comprobaron con sorpresa que el primer grupo pagaba hasta 4 veces más por el producto que sus compañeros. Sin embargo, a pesar de la enorme diferencia, esos compradores "tristes" negaron rotundamente que el contenido emocional del video hubiera influido en su predisposición a pagar más.

Según los investigadores, la tristeza favorece que las personas se centren más en sí mismas, haciendo que sientan que tanto ellas como sus posesiones valen muy poco. Y ese sentimiento incrementa la disposición a gastar más para sentirse mejor, aunque de forma totalmente inconsciente.

El estudio ha sido presentado en la Reunión Anual de la Sociedad para la Psicología Social y de la Personalidad.


Etiquetas: emocionespsicología

Continúa leyendo

COMENTARIOS