La soledad desencadena cambios celulares que pueden causar enfermedad

Un nuevo estudio detalla que afecta a la producción de leucocitos o glóbulos blancos.

Investigaciones anteriores ya han puesto sobre la mesa los peligros de la soledad para el individuo, sobre todo si se trata de adultos mayores. Ahora, un nuevo estudio demuestra que no solo nos afecta psicológicamente sino también fisiológicamente; a efectos prácticos, nuestro organismo también se ve afectado por la soledad.

 

El estudio, desarrollado por John Cacioppo de la Universidad de Chicago, Steven W. Cole de la Universidad de California en Los Ángeles y John P. Capitanio del Centro de Investigación Nacional de Primates de la Universidad de California (EE.UU.) han realizado diversos experimentos con primates (seres humanos y monos rhesus), acerca de estas respuestas fisiológicas que a la larga nos pueden hacer enfermar.

 

Los investigadores examinaron la expresión de genes en los leucocitos, células del sistema inmunológico implicadas en la protección del cuerpo contra los virus y las bacterias. Tal y como presuponían, los leucocitos de ambos primates mostraron un aumento de la inflamación y una disminución de los genes responsables de las respuestas antivirales, lo que han denominado “respuesta transcripcional a la adversidad conservada” o CTRA. Pero, además, descubrieron que la soledad predecía el futuro de la expresión génica CTRA a largo plazo y la expresión de genes CTRA también predijo la soledad a largo plazo, por lo que parecen encontrarse en una relación de recíproca, ayudando a la continuidad de ambas situaciones.

 

Según sus conclusiones, la soledad afecta a la producción de glóbulos blancos de la sangre, haciendo a las personas solitarias tener una respuesta inmune menos eficaz que las que sí mantienen contacto habitual con familiares y amigos, predisponiéndolos a la enfermedad. Así, en el experimento con monos rhesus solitarios, tras haberlos expuesto al virus de la inmunodeficiencia simia (VIS), los científicos observaron que el virus creció mucho más rápido de lo normal.

 

El equipo tiene previsto ampliar la investigación para determinar de qué forma la soledad provoca problemas de salud y cómo podrían prevenirse estos efectos, sobre todo en el sector de la población con mayor riesgo: las personas mayores.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

 

Etiquetas: saludsoledad

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS