La oxitocina nos mueve a mentir por los que nos importan

Según un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Ben-Gurión del Néguev (Israel) y la Universidad de Amsterdam (Países Bajos), la oxitocina, más comúnmente conocida como “hormona del amor”, nos incita a mentir por el bien del grupo.

 

La investigación se centró en la toma de decisiones éticas y las justificaciones que utilizamos las personas para no sentirnos mal. Se sabe muy poco sobre las bases biológicas del comportamiento inmoral y este estudio pretendía ahondar en ello.

 

Para ello el experimento contó con 60 participantes masculinos que recibieron una dosis de oxitocina intranasal. Los participantes (divididos en dos grupos incluyendo a sujetos de control) fueron sometidos a un juego de equipo que consistía en predecir si al lanzar una moneda saldría cara o cruz. Si acertaban en su predicción el equipo ganaba dinero. Los hombres de ambos grupos engañaron con el resultado, pero los que habían inhalado oxitocina antes de jugar, mintieron más y vacilaron menos al hacerlo. Al saber que mintiendo, el grupo podría ganar más dinero, no dudaron en hacerlo.

 

El 53% de los que recibieron oxitocina afirmaron haber predicho correctamente los 10 lanzamientos de moneda realizados, lo cual es extremadamente improbable, por una simple cuestión de probabilidad estadística.

 

Así pues, la oxitocina, que estimula la vinculación y se relacionan con una mayor empatía, menos ansiedad social y más comportamiento prosocial, parece empujarnos a romper las reglas éticas si así ayudamos a las personas que nos importan, ya sean de nuestra familia, de nuestro grupo de amigos, etc. La investigación fue publicada esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS).

 

Etiquetas: cuerpo humanohormonasoxitocina

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS