La obesidad aumenta el riesgo de sufrir un ictus

obesidad-playaSegún un reciente estudio, las personas con sobrepeso presentan niveles más altos del aminoácido homocisteina en la sangre que las personas no obesas, lo que aumenta el riesgo de sufrir un ictus. Los ictus de causa desconocida, en los que se ha centrado la investigación, se producen a edades muy bajas si los comparamos con otros tipos de ictus.

El ictus es una enfermedad cerebrovascular que aparece por un trastorno brusco de la circulación sanguínea del cerebro. La consecuencia es que una determinada región del cerebro queda alterada, dando lugar a parálisis o incluso la muerte. Los ictus criptogénicos, aquellos cuyo origen se desconoce, constituyen el 30 por ciento de los ictus isquémicos, los provocados por la oclusión de vasos cerebrales, generalmente por la presencia de trombos o una embolia. El ictus isquémico es la tercera causa de muerte y la primera de incapacidad en los países occidentales.

La investigación realizada por el Centro de Investigación Biomédica en Red- fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) y liderada por la doctora Dolores Corella en colaboración con el Hospital La Fe de Valencia, utilizó como muestra dos grupos de más de cien pacientes, uno de sujetos sanos y el otro de pacientes de ictus criptogénico. Los resultados evidenciaron que los pacientes con ictus presentaban niveles más altos de hiperhomocisteinemia que los sanos, especialmente en los pacientes con obesidad. Se comprobó, además, como el índice de masa corporal era notablemente superior en los casos de ictus que en el grupo de sujetos sanos, con lo que se puede considerar que supone un factor de riesgo de por sí.

Como la propia doctora Corella explica, "la importancia de la hiperhomocisteinemia como factor de riesgo de ictus criptogénico es especialmente relevante en las personas obesas ya que el 38 por ciento de los obesos que sufrieron ictus criptogénico presentaron este aminoácido, frente al cero por ciento de los pacientes con sobrepeso que no lo padecieron".

La hipertensión, la diabetes, el colesterol o las placas de ateroma en las arterias son también causas ya conocidas de los ictus, por lo que la acumulación de grasas en la sangre aparece como un importante desencadenante de esta enfermedad. Debido a esto, el CIBERobn recomienda la dieta mediterránea como método preventivo. Como resume la doctora Corella, "consumir gran cantidad de verduras y frutas que son ricas en ácido fólico, varias raciones al día de otros minerales protectores, vegetales, cereales integrales, y frutos secos diaramente, ya que aportan vitamina B6 , y pescado varias veces por semana, disminuye el riesgo de sufrir ictus".

 

Etiquetas: ictusobesidadsaludsobrepeso

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS