La luz nocturna afecta al estado de ánimo

El estado de ánimo depende en gran medida del color de la luz que mantenemos encendida durante la noche, según un estudio que acaba de publicar la revista The Journal of Neuroscience. Así, la luz azul es la que afecta más negativamente al estado de ánimo, seguida de la luz blanca. Sin embargo, encender una luz roja por la noche reduce los síntomas depresivos y nos ayuda a encontrarnos de mejor humor. Aunque lo mejor para el estado de ánimo es dormir en la más absoluta oscuridad.

En su estudio, los científicos examinaron el papel de unas células fotosensitivas de la retina, las ipRGCs, que aunque no intervienen en la visión sí detectan la luz y envían mensajes al reloj circadiano corporal, así como a las partes del cerebro encargadas de regular las emociones y el estado de ánimo. "La luz nocturna hace que ciertas zonas del cerebro reciban señales que en la oscuridad no se generan, lo que puede explicar la relación entre exponerse a luz durante la noche y desarrollar depresión", ha explicado Tracy Bedrosian, coautora del estudio. Este fenómeno es mucho más evidente cuando la luz es azul que cuando la iluminación es roja, ya que las células ipRGCs responden de forma desigual a distintas longitudes de onda. Para demostrarlo, los científicos trabajaron con hámsteres siberianos. Y comprobaron que, además de mostrar síntomas de depresión cuando se exponían a la luz azul, estos roedores tenían una densidad menor de espinas dendríticas en el hipocampo en comparación con los que estuvieron en la oscuridad. Las espinas dendríticas son crecimientos similares a pelos de las células del cerebro que se utilizan para enviar mensajes químicos de una célula a otra. Y este cambio anatómico ha sido vinculado previamente a la depresión.

Los resultados, según el neurocientífico Randy Nelson y sus colegas de la Universidad Estatal de Ohio (EE UU), son aplicables a los humanos, que entre otras medidas deberían evitar las luces blancas del televisor y los ordenadores, así como de los teléfonos móviles, durante la noche. Asimismo, si por la noche usan luz cuando se levantan para ir al baño o en el dormitorio deberían optar por una luz cálida o rojiza.

Por otro lado, los hallazgos tienen implicaciones para las personas que trabajan de noche, ya que son más susceptibles a los trastornos del estado de ánimo. Nelson asegura que, si no hay más remedio que permanecer toda la noche en vela, lo mejor es usar iluminación roja en la estancia que ocupamos.

Etiquetas: neurociencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS