La importancia de mejorar la cognición en casos de Alzhéimer

En enfermos de alzhéimer leves, las alteraciones cognitivas son más significativas que las funcionales.

La enfermedad de alzhéimer es conocida por cómo afecta a las capacidades cognitivas de los afectados. Fallos en la memoria reciente, cierta desorientación temporal, dificultades en actividades complejas… todo ello son características de esta enfermedad que, incluso en fases leves, puede afectar significativamente a cómo los afectados se desenvuelven en su vida cotidiana. Es lo que llamamos ‘afectación de la capacidad funcional’, y se refiere a los efectos que la enfermedad causa sobre las áreas de funcionamiento de la persona: su trabajo, su alimentación, su higiene, la gestión de su economía, sus tareas domésticas…

 

Un reciente estudio realizado por expertos dentro de un ensayo clínico propuesto por los laboratorios de investigación de Lilly (una empresa farmacéutica), ha constatado la importancia de tratar las alteraciones cognitivas en enfermos leves de alzhéimer para poder así mejorar sus capacidades funcionales.

 

El experimento contó con la colaboración de más de 1200 pacientes con diagnóstico de enfermedad de alzhéimer en fase leve, de los cuales la mitad recibió tratamiento con un fármaco y la otra mitad recibió un placebo. El objetivo del tratamiento era mejorar las capacidades mentales, lo que se valoró a través de diversas escalas muy utilizadas en esta enfermedad. Además de evaluar la memoria, la fluidez verbal o la orientación, los investigadores recogieron información sobre la capacidad de realizar actividades cotidianas en todos los participantes.

 

Los resultados del estudio, publicados recientemente en Journal of Alzheimer’s Disease (2015), informan de algunos hallazgos interesantes:

  1. En enfermos de alzhéimer leves, las alteraciones cognitivas son más significativas que las funcionales.
  2. la relación entre las capacidades mentales y las habilidades para realizar actividades cotidianas va en aumento.
  3. El tratamiento farmacológico tuvo efecto sobre la capacidad funcional de los participantes, pero ese efecto fue mediado por la mejora de las capacidades cognitivas debidas al tratamiento.

 

Estos datos son positivos y animan a tratar las alteraciones cognitivas en fases leves de la enfermedad de alzhéimer no sólo porque en sí mismas son relevantes, sino porque ello puede permitir que los afectados mantengan sus rutinas y sus actividades diarias durante más tiempo. Eso, además de ser satisfactorio para los pacientes, supone una descarga para sus familiares y cuidadores, que también lo agradecerán.

 

No dejes de cuidar tu cerebro porque, como vemos, las ventajas van más allá de mantener la memoria… se trata de mantener tus actividades diarias.

 

Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

Etiquetas: alzheimercerebro humanoenfermedadessalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS