¡La herida está aquí!

La herida está aquí¿Qué señal hace que los leucocitos o glóbulos blancos que combaten las infecciones corran hacia una herida inmediatamente después de que se produzca? Científicos de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (Estados Unidos) acaban de encontrar la respuesta en una molécula: el peróxido de hidrógeno. En experimentos con peces cebra, Philip Niethammer y su equipo demostraron que, cuando se produce una herida en una de las aletas de la cola de estos animales, en cuestión de minutos disminuye el gradiente de concentración de peróxido de hidrógeno entre la capa externa de las células y la vasculatura interior. Estos cambios actúan como llamada o mensaje de alerta, que atrae a los leucocitos hacia la herida para que la ?limpien de gérmenes?, según explica hoy Niethammer en la revista Nature.

En el organismo humano, el peróxido de hidrógeno se produce sobre todo en los pulmones, los intestinos y el tiroides. Los investigadores sospechan que su hallazgo podría aplicarse para tratar enfermedades humanas que afectan a estos órganos, como el asma, la obstrucción pulmonar crónica y algunos problemas inflamatorios de los intestinos.

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

COMENTARIOS