La genética de los "michelines"

michelines2Un equipo internacional de científicos ha descubierto las bases genéticas de la obesidad tras identificar 18 nuevos genes asociados con la obesidad en general -y el Índice de Masa Corporal (IMC)- y 13 vinculados a la distribución de grasas - radio cintura-cadera (RCC)-. Los estudios, publicados en Nature Genetics, se basa en datos de más de 200.000 participantes, lo que la convierte en la mayor investigación genética de un rasgo humano llevada a cabo hasta la fecha.

"Nuestro objetivo final es explicar por qué cada persona tiene una susceptibilidad diferente a la obesidad", asegura Joel Hirschhorn, del Instituto Broad de MIT y Harvard, integrado dentro del consorcio GIANT que involucra a más de 400 científicos de 280 instituciones de todo el mundo.

Dónde se almacena la grasa no es un asunto trivial. Las personas que tienden a acumular grasa en la zona abdominal (obesidad "tipo manzana") poseen un mayor riesgo de sufrir problemas cardiovasculares y diabetes que las que acumulan tejido adiposo en las caderas (obesidad "tipo pera"). De hecho, los odiados "michelines" son buen un indicador para medir el riesgo de sufrir un infarto. Conocer las zonas del genoma que determinan si la grasa se deposita en la cintura o en las caderas, y entender por qué existen claras diferencias en este sentido entre hombres y mujeres, tiene un gran interés biológico y médico, según la coautora del estudio Cecilia Lindgren, de la Universidad de Oxford, que puntualiza que 7 de los 13 nuevos genes descubiertos en relación con el radio cintura-cadera (RCC) tienen mayor efecto en las mujeres.

La obesidad es una patología que se ha convertido en la segunda causa de muerte prevenible, después del tabaco, en los países enriquecidos.

Etiquetas: genéticaobesidadsalud

Continúa leyendo

COMENTARIOS