La deficiencia de vitamina E puede dañar el cerebro

Las vitaminas E, un grupo de vitaminas liposolubles que ayudan a prevenir el estrés oxidativo del cuerpo entre otras cosas, y que contienen alimentos como los cacahuetes, el brócoli, los tomates, los espárragos, los kiwis o la calabaza, han resultado ser cruciales para la salud neuronal, según las conclusiones del último estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Oregon (EE.UU.) y que recoge la revista The Journal of Lipid Research.

 

El experimento se llevó a cabo con especímenes de pez cebra que fueron alimentados con una dieta deficiente en vitamina E durante toda su vida. El empleo de peces cebra en los laboratorios ya es común debido a que es transparente los primeros días de desarrollo embrionario y permite visualizar la formación de las células en tiempo real. Además su similitud genética con el ser humano es del 70%.

 

Los resultados del estudio revelaron que esa falta de vitamina E causó daños en el cerebro, por la interrupción del suministro de nutrientes que son cruciales para la salud neuronal. Así, los peces cebra con deficiencias en esta vitamina tenían los niveles de DHA-PC (componente de la membrana celular de las neuronas) un 30% más bajos que los peces que fueron alimentados con una dieta equilibrada y con alimentos ricos en vitamina E. En los seres humanos, la deficiencia de DHA-PC ha sido asociada a un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

 

“No se puede construir una casa sin los materiales necesarios. En cierto sentido, si la vitamina E es inadecuada, estamos recortando en más de la mitad de la cantidad de materiales con los que podemos construir y mantener el cerebro”, explica Maret Traber, líder del estudio.

 

Además, los peces también mostraron unos niveles anormalmente bajos (un 60% menos) de lysoPLs (lisofosfolípidounos), compuestos necesarios para obtener DHA en el cerebro. El ácido docosahexaenoico o DHA es clave en el desarrollo cerebral, la memoria y el aprendizaje. No en vano es uno de los nutrientes más importantes obtenidos a partir de ácidos grasos omega-3.

 

Hay pruebas cada vez más claras de que la vitamina E se asocia con la protección del cerebro, y ahora estamos empezando a comprender mejor algunos de los mecanismos subyacentes. Esta investigación demostró que es necesaria la vitamina E para prevenir una dramática pérdida de una molécula de importancia crítica en el cerebro y ayuda a explicar por qué es necesaria la vitamina E para la salud del cerebro”, sentencia Traber.

 

Etiquetas: cerebroneurocienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS