La cocaína aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca

Consumir cocaína no solo triplica el riesgo de infarto, sino que amenaza la salud del corazón a nivel global aun sin tener síntomas de enfermedad cardíaca. Un nuevo estudio llevado a cabo por la Unidad de Imagen Cardíaca de ERESA, la Unidad de Conductas Adictivas de La Fe, el Departamento de Psiquiatría del Hospital General de Valencia y CIBERSAM (Centro de Investigación en Red de Salud Mental) evidencia las palpables consecuencias sobre el corazón de consumir frecuentemente esta sustancia, la segunda droga ilegal más consumida en España.

 

Para su investigación, los expertos contaron con 94 personas adictas a la cocaína (81 hombres y 13 mujeres) pero sin síntomas de enfermedad cardíaca, algo que no es muy común en este tipo de estudios. A todos ellos se les hizo una cardiorresonancia magnética con estudio morfológico y funcional del corazón, la aorta y un estudio de detección de inflamación o fibrosis focal del miocardio.

 

Los resultados de las pruebas, publicadas en la revista Journal of Cardiovascular Magnetic Resonance, demostraron que el 71% de los cocainómanos presentaba algún tipo de afectación en el corazón. Los trastornos más comunes del consumo de cocaína respecto al corazón fueron: isquemia, infarto, hipertrofia miocárdica, disfunción sistólica y, en casos más graves, arritmias y muerte súbita.

 

¿Y si se deja de consumir esta droga altamente adictiva y de efectos letales? “Al dejar de consumir esta droga, la función ventricular mejora y las dimensiones del corazón regresan progresivamente a la normalidad”, explica Alicia M. Maceira, coautora del estudio.

 

Etiquetas: cocaínadrogassalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS