La apnea del sueño aumenta el riesgo de padecer ictus y cáncer

Cuatro de cada cien españoles tiene serios problemas para conciliar el sueño al compartir cama con un roncador patológico, es decir, aquel que además de molestos sonidos guturales, sufre pausas respiratorias de más de 10 segundos de duración. Este trastorno respiratorio se conoce como apnea del sueño y no debe pasar por un ronquido simple, ya que puede derivar en complicaciones severas de toda índole. La apnea del sueño había sido vinculada previamente con enfermedades del corazón y deterioro cognitivo. Una nueva investigación revela ahora que este problema crónico duplica el riesgo de padecer ictus y aumenta la incidencia del cáncer.


La apnea del sueño más frecuente consiste en la obstrucción del paso de aire a los pulmones, causada cuando las vías respiratorias superiores se obstruyen por un tejido suave, cortando el oxígeno. Este trastorno respiratorio, además de ocasionar un sueño de baja calidad que empeora nuestra apariencia física y nos hace parecer más feos, aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares y accidentes laborales. A tenor de esta investigación, debemos añadir la demencia vascular y el alzhéimer a los trastornos asociados a largo plazo con los fuertes ronquidos, que pueden llegar a alcanzar los 90 decibelios, y las continuas pausas respiratorias, cuya duración puede oscilar entre algunos segundos y pocos minutos.


Este síndrome no resulta fácil de diagnosticar, ya que los síntomas se producen durante el sueño, con lo que suelen ser detectados por un tercero. No obstante, también presenta síntomas diurnos; una somnolencia excesiva que provoca cambios anímicos y cierto deterioro cognitivo. La apnea obstructiva del sueño es más frecuente en personas con sobrepeso y habituadas a dormir boca arriba.


Por todo ello, es conveniente recordar que las alteraciones del sueño no deben ser infravaloradas, ya que pueden tornarse un verdadero factor de riesgo para nuestra salud.

Etiquetas: cáncerdormirictus

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS