¿Tienen ya un veredicto?

¿Tienen ya un veredicto?¿Cómo se las ingenia un jurado para elegir al ganador de un premio literario o escoger a la mujer "más bella" para otorgarle el deseado título de Miss? ¿Cuáles son las claves para llegar a un veredicto en un juicio con jurado popular y declarar unánimemente a un inculpado culpable o inocente? Una nueva investigación publicada en la revista Psychological Science arroja luz sobre cómo tomamos una decisión colectiva.

Según explica Jean-François Bonnefon, psicólogo de la Universidad de Toulosse, cuando a la hora de evaluar en grupo a un candidato (para un premio, un puesto de trabajo o en un juicio) es frecuente que aparezcan rasgos o factores que generan opiniones encontradas. En ese caso, ¿es mejor evaluar las características por separado o el conjunto? Esta situación, conocida como "paradoja doctrinal", ha suscitado mucho debate en derecho, economía, ciencias políticas, filosofía y computación. Para obtener una respuesta experimental, Bonnefon trabajó con más de 1000 voluntarios, formando jurados de 7 personas encargadas de decidir si daban o no un puesto de trabajo a un candidato joven y trilingüe. Una parte se inclinaba por rechazarlo por su juventud, mientras otros concedían más importancia a sus tres idiomas. Podían votar por el perfil general, y rechazar al candidato, o votar separadamente cada criterio. En la mayoría de los casos, los jurados optaban por votar el perfil entero (y, en este caso, rechazar al candidato) por "cuestión de simplicidad". Sin embargo, cuando se enfrentan dos características incompatibles (por ejemplo, se necesita un candidato con experiencia y joven), los miembros de un comité optan por votar cada rasgo por separado y escoger el que más satisface a la mayoría. El investigador también ha llegado a la conclusión de que los jurados "tienden a ser indulgentes y evitan la condena en ausencia de una clara mayoría".

Continúa leyendo

COMENTARIOS