¿Acaban sonados los boxeadores?


Desde hace tiempo, los neuropatólogos saben que los ex boxeadores de edad avanzada a menudo presentan lo que los expertos llaman el síndrome de estar sonado. Los púgiles afectados tienen dificultades para expresarse, desórdenes mentales y memoria deficiente. Las autopsias también indican que sus cerebros albergan unos daños similares a los que se observan en pacientes con demencia senil. Ahora, un equipo de neurólogos del Royal Hospital de Londres ha constatado que los puñetazos también causan lesiones vasculares irreversibles en la masa gris de los boxeadores jóvenes.


Continúa leyendo

COMENTARIOS