¿Por qué la terminología de la navegación a vela es tan rara?

El carácter cosmopolita de esta actividad, junto con su antigüedad, son las razones por las que está cargada de términos extraños a muchas lenguas, incluyendo la española. Es el caso de vocablos como cunnimgam, que es el nombre del aparejo que tensa el gratil (parte central de la verga) de las velas mayores; spinnaker, una vela especial que se utiliza en las regatas, o strambata, suerte de viraje de popa que también se produce en el regateo.

Por la misma razón, una gran parte de su vocabulario es de origen español. Como por ejemplo cazar, que significa cobrar o recuperar un cabo; ceñir, navegar de manera que el rumbo de la nave forme un ángulo de entre 80º y 40º con respecto al eje de la dirección del viento, o pajarín, un aparejo especial destinado a ajustar las velas mayores.

Continúa leyendo

COMENTARIOS