¡Perdidos!

¡Perdidos!Si te sientes permanentemente desorientado, los mapas no te ayudan a guiarte y te pierdes incluso paseando por tu barrio de toda la vida, es posible que sufras un trastorno topográfico, según un estudio publicado en la revista Neuropsychologia.

Sus autores, dos neurocientíficos canadienses, aseguran haber identificado el primer caso de un paciente que sufre problemas de orientación en todos los ambientes sin que exista ningún daño cerebral que lo justifique. Y sospechan que más personas en todo el mundo padecen similares síntomas congénitos sin haber sido diagnosticadas."Imagine cómo sería su vida si no fuera capaz de encontrar el camino de vuelta a casa después de hacer la compra", dice Giuseppe Iaria, coautor del estudio. "Navegar y orientarse en un entorno concreto son habilidades cognitivas complejas que implican a distintas partes del cerebro relacionadas con la memoria, la atención, la percepción y la toma de decisiones", añade.

Además, para orientarse hace falta manejar dos tipos de memoria: la memoria de procedimiento, que permite manejar distancias y escoger los movimientos que hacemos, y la memoria espacial, que crea una "representación mental" del sitio donde nos encontramos (el mapa cognitivo) y nos permite "navegar" por él para encontrar la ruta a seguir sin perdernos.

Para ayudar a posibles víctimas de la desorientación topográfica, Iaria y su compañero Jason J Barton han creado la web Getting Lost con información, consejos y test, que pronto estarán disponibles en castellano.

Etiquetas: cerebroneurociencia

Continúa leyendo

COMENTARIOS