Identifican un área del cerebro relacionada con la adicción al juego

Un reciente estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences apunta que la hiperactividad en la ínsula, un área del cerebro relacionada con el desarrollo de las emociones, favorece la aparición de errores de juicio frecuentes entre los adictos al juego.

 

A menudo, estos padecen distorsiones cognitivas que les impiden percatarse de las auténticas posibilidades que tienen de ganar o perder. Por ejemplo, estas personas se sienten animadas a seguir jugando cuando creen que han errado en una apuesta por poco, aunque, en realidad, no haya diferencia entre fallar por poco o por mucho.

 

Esta percepción se aprecia también en la denominada falacia del jugador: quienes la experimentan creen que tras una serie de resultados fallidos inevitablemente se producirá un acierto, aunque no tenga por qué ser así.



Durante la investigación, coordinada por Luke Clark, del Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge, se pidió a varios individuos que habían sufrido daños en distintas áreas de los sesos, como la amígdala, la corteza prefrontal ventromedial o la ínsula, que jugaran a una ruleta y con una máquina tragaperras especialmente preparada para que mostrara resultados premiados y aproximaciones.

 

Mediante técnicas de neuroimagen, los expertos observaron que solo aquellos cuya ínsula se encontraba afectada no mostraban la mencionada tendencia a seguir apostando cuando no acertaban “por poco”. Estos eran también los menos propensos a dejarse llevar por la falacia del jugador.

 

En opinión de estos científicos, todo ello sugiere que la actividad en la ínsula está íntimamente relacionada con las distorsiones de juicio que se dan entre los ludópatas. “En el futuro, las terapias encaminadas a tratar la adicción podrían intentar reducir la hiperactividad en esta zona, ya sea mediante fármacos o técnicas psicológicas”, destaca Clark.

Etiquetas: cerebro

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS