Identifican el 'talón de Aquiles' del virus del ébola

Un equipo internacional de científicos del Colegio de Medicina Albert Einstein de la Universidad de Yeshiva en Nueva York (EE.UU.) y el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EE.UU. ha identificado, mediante un experimento con ratones de laboratorio, una vía molecular para bloquear que el virus ébola pueda entrar en las células. Este descubrimiento del “talón de Aquiles” del ébola gracias a estos fármacos, podría ser un escudo eficaz contra la infección del mortal virus.

 

En el experimento con roedores, los científicos partieron del conocimiento de que el virus se aprovecha de la proteína NPC1 para introducirse en el citoplasma de las células, ya que esta ayuda a transportar el colesterol dentro de la célula. Así, trabajaron con ratones “salvaje” (que contaban con dos copias intactas del gen NPC1) y con ratones “knockout” o ratones KO (que no tenían las copias del gen NPC1) para confirmar si efectivamente esta proteína era o no esencial en la infección del ébola.

 

A ambos grupos de ratones les fue inoculado el virus. Los resultados revelaron que aquellos que tenían las dos copias intactas del gen se infectaron rápidamente; sin embargo, los que no poseían ninguna de las dos copias de NPC1 estuvieron protegidos ante la infección. El virus no se replicaba y tampoco contrajeron la enfermedad.

 

“Creemos que el NPC1 puede ser una especie de "talón de Aquiles" para la infección por el virus de ébola. Los ratones que carecen de ambas copias del gen NPC1, y por tanto de la proteína NPC1, eran completamente resistentes a la infección”, aclara Kartik Chandran, líder del estudio.

 

La única salvedad de cara a aplicar estos resultados a los seres humanos, es que las personas que carecen de este gen a causa de una mutación genética, desarrollan un trastorno neurodegenerativo llamado enfermedad de Niemann-Pick, en el que las células se bloquean con el colesterol y finalmente mueren. Sin embargo, los científicos sí ven posible aplicar el tratamiento durante un breve espacio de tiempo.

 

Además, durante el experimento con los ratones, los investigadores observaron que una sola copia del gen NPC1 también hacía a los ratones resistentes a la infección, aunque no de forma general, por lo que “los fármacos que interfieren en la interacción del ébola con NPC1 podrían proporcionar algún beneficio”, aclara John M. Dye, coautor del estudio.

 

El estudio ha sido publicado en la revista mBio.

Etiquetas: enfermedadessaludvirusébola

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS