¿Cómo se juega al rugby acuático?

Aunque desconocido en nuestro país, este deporte tiene bastante aceptación en algunos países del norte de Europa. Fue inventado en 1961 por Ludwig von Bersuda, miembro del Club Alemán de Buceo de Colonia, para mantenerse en forma durante la época invernal.

El fin del rugby acuático es introducir un balón relleno de un material pesado que impide que flote en la portería contraria. Ésta consiste en una especie de canasta de baloncesto situada en el fondo de la piscina a una profundidad de entre 3,5 y 5 metros. El campo de juego, que se delimita mediante corcheras en una piscina estándar, ocupa un área de entre 12 y 18 metros de longitud y de 8 a 12 de ancho. El partido lo disputan dos equipos de 11 jugadores cada uno, de los que seis siempre tienen que estar en el agua. Los otros cinco son reservas que van sustituyendo a sus compañeros a lo largo del partido sin necesidad de pedir permiso a los tres árbitros. Dos de ellos están equipados con escafandras autónomas para permanecer sumergidos el tiempo que dura el partido -dos tiempos de 15 minutos con un descanso de cinco- y el tercer árbitro vigila desde la superficie el cumplimiento de las reglas, que impiden tocar o golpear a los jugadores sin balón.


Continúa leyendo

COMENTARIOS