Hablar varios idiomas podría reducir los daños cognitivos tras un accidente cerebrovascular

Las personas que manejan con soltura dos o más lenguas tienen el doble de probabilidades que las que hablan solo una de mantener una función cognitiva normal después de sufrir un accidente cerebrovascular.

Ictus, derrames y apoplejías son una de las mayores amenazas a la salud. Según la Sociedad Española de Neurología, en Europa mueren 650.000 personas al año por estas causas –40.000 son españoles– y se detectan unos 120.000 casos nuevos. Cada seis minutos se produce un ictus en nuestro país.

 

Además, hay que considerar las secuelas, entre ellas las que afectan a la capacidad cognitiva de los pacientes. Ahora, un estudio publicado en Stroke, la revista de la American Heart Association, anuncia que quienes hablan dos o más idiomas se recuperan mejor en ese aspecto que quienes dominan solo uno.

 

La investigación, realizada en su mayor parte por científicos del Instituto de Ciencias Médicas Nizam (NIMS), situado en Hyderabad (India), ha analizado los casos de 608 pacientes que habían sufrido un accidente cerebrovascular en el periodo comprendido entre 2006 y 2013. Más de la mitad de estas personas hablaban dos o más idiomas. Para asegurarse de que el estilo de vida no influía en los resultados, los especialistas tuvieron en cuenta otros factores como la edad, la diabetes, el consumo de tabaco o la presión arterial alta.

 

¿Conclusiones? Alrededor del 40 % de los afectados que dominaban dos o más idiomas mantenían unas funciones cognitivas normales tras sufrir un accidente cerebrovascular, porcentaje que bajaba al 20 % entre los monolingües. También obtenían mejores resultados en pruebas que medían la capacidad de atención, y la habilidad para recordar y organizar información. Sin embargo, no había diferencia entre unos y otros en la posibilidad de sufrir afasia, un trastorno habitual en estos pacientes, caracterizado por dificultades en el habla, la lectura y la escritura.

 

Según Suvarna Alladi, director del estudio y profesor de neurología en el NIMS, “la ventaja del bilingüismo es que capacita a las personas para saltar entre idiomas: inhiben una lengua y activan la otra”. Eso hace más compleja la tarea de encontrar palabras específicas, y ese trabajo extra podría resultar en un cerebro más “entrenado” para recuperarse después de un problema. 

 

Sin embargo, estos científicos admiten que hay que seguir investigando para saber si su estudio es aplicable a todas las personas bilingües del mundo. Hyderabad es una ciudad multicultural donde se hablan muchos idiomas: indio, telugi, urdu, inglés… Como dice Alladi, “el continuo cambio de una lengua a otra es la realidad cotidiana de muchos habitantes de Hyderabad. El beneficio cognitivo que esto supone podría no existir en lugares donde esto no es así”.

 

En cualquier caso, y como afirma Thomas Bak, coautor del estudio y neurólogo cognitivo en la Universidad de Edimburgo, “nuestro trabajo sugiere que las actividades intelectualmente estimulantes mantenidas a lo largo del tiempo pueden protegerte del daño que produce un accidente cerebrovascular”.

Etiquetas: cerebrocerebro humanocorazónculturasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS