Filogenética: trazando el camino de un virus

Desentrañar el camino de una infección mediante técnicas de biología evolutiva clásicas y secuenciación genética moderna, es un método que está utilizándose cada vez más en las investigaciones penales y civiles. Se conoce como análisis filogenético pero, a diferencia de las pruebas de ADN, que son muy comunes en los procesos legales, estos resultados rara vez son 100% concluyentes.

 

La filogenética en sí misma es un método de reconstrucción de la historia de la vida, creando la genealogía del virus y permitiendo a los científicos predecir cuán probable es que dos o más infecciones estén relacionadas y cuál es en sí su relación; pero esto también acarrea muchas preocupaciones sociales. De hecho, los detractores de esta técnica afirman que trazar la ruta de la infección puede estigmatizar aún más enfermedades como el sida.

 

Pero no es menos cierto que esta información tan valiosa sea una gran herramienta para la justicia. Las infecciones intencionadas, como la que realizó en Valencia el anestesista Juan Maeso, quien contagió el virus de la hepatitis C a 275 pacientes y fue condenado a 1.933 años de cárcel, o la de Richard Schmidt, que fue condenado a 50 años de prisión en 1998 por inyectar a su ex novia el vih y el virus de la hepatitis C mientras ella creía que le inyectaba vitaminas, son muestras claras de ello.

 

Sin embargo, los científicos son cuidadosos con sus valoraciones. Los análisis filogenéticos pueden ofrecer evidencias de que un virus encontrado en la persona A es muy probable que provenga de la persona B, por ejemplo, pero nunca podrá probar la transmisión directa entre ambos. Por ello, las declaraciones de los expertos podrían significar la condena o salvación de un individuo, y a un nivel más alto, la imposición de una sanción contra un país o incluso el pistoletazo de salida a una nueva guerra (en una acusación sobre armas biológicas, por ejemplo), por lo que por el momento, la precaución parece ser la forma más segura de integrar esta herramienta en el aparato de la justicia.

 

Etiquetas: enfermedadessaludsidavihvirus

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS