Fijarse en las caras enfadadas aumenta el riesgo de depresión

Algo aparentemente tan anecdótico como prestar demasiada atención a ciertos gestos de los demás puede estar relacionado con la depresión, trastorno que afecta a una de cada 20 personas en España. Porque según se deduce de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Binghamton (Nueva York), es un claro factor de riesgo.

 

En el experimento participaron 160 mujeres (60 de ellas con antecedentes de depresión) cuyo cometido era mirar rostros enfadados, tristes, alegres y neutros. Gracias a un sistema que detectaba el movimiento de los ojos, los expertos comprobaron que las mujeres que se habían deprimido alguna vez se detenían más tiempo en las caras iracundas. Además, esas voluntarias tenían mayores probabilidades de recaer en un periodo de dos años, como comprobaron en el seguimiento realizado después del experimento.

 

Para evitar esta peligrosa fijación por las expresiones de enojo y reprobación ya se están desarrollando programas informáticos y juegos de ordenador –también usados en casos de ansiedad– que ayudan a entrenar nuestra capacidad de atención.

Etiquetas: depresiónsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS