Escuchar música mejora el sabor de la cerveza

La música puede influir en nuestras papilas gustativas, según una nueva investigación.

Escuchar música puede influir en la forma en que percibimos el sabor de lo que ingerimos, especialmente en la cerveza. Los sonidos tienen así la capacidad de mejorar o reducir el poder de nuestras papilas gustativas, según expone un estudio liderado por la Universidad KU Leuven Campus Brussel (Bélgica) y que ha sido recogido por la revista Frontiers in Psychology.

 

Así, los altos decibelios hacen que nuestra percepción del sabor baje, lo que sugiere que los distintos tipos de información multisensorial, como los sonidos, las sensaciones, las formas o los colores, puedan influir en la forma en que percibimos el sabor.

 

Los investigadores diseñaron un experimento para comprobar si la influencia de la música y el diseño de los envases de cerveza daba lugar a una experiencia de degustación más positiva o no. Para ello contaron con la participación de 231 voluntarios a los que ofrecieron cerveza en tres formas diferentes: al primer grupo se les ofreció una botella de cerveza con una etiqueta diseñada para el experimento; al segundo grupo se les distribuyó el botellín de cerveza mientras sonaba una de las canciones en las que se habían inspirado para crear la etiqueta de la misma “Oceans of Light”; al tercer grupo, se le dio una cerveza sin etiqueta y se le puso música al azar.


Antes de probar la cerveza, los participantes tuvieron que valorar cuán sabrosa pensaban que podía ser la cerveza y después volver a valorarla tras su degustación. Los resultados mostraron que
los que bebieron cerveza con etiqueta y escucharon la canción “Oceans of Light” informaron de un mayor disfrute y mejor sabor de la cerveza que el resto de los grupos de estudio.

 

 

Hemos podido ver que las personas tienden a sentir más placer al probar bebidas junto con sonidos que forman parte de la identidad de la bebida. En este caso, hemos demostrado que las personas que previamente conocían la canción que se utilizó en el experimento, no sólo les gustaba la experiencia multisensorial de beber cerveza mientras escuchaban la música, sino que también les gustaba más también la cerveza. Parece que el placer añadido de la canción fue transferido al sabor de la cerveza”, explica Felipe Reinoso Cavalho, líder del estudio.

 

También queremos entender cómo los sonidos pueden influir en nuestro proceso de toma de decisiones, con el fin de ver si diferentes sonidos podrían, por ejemplo, pueden llevar a las personas hacia la elección de alimentos saludables”, aclara Reinoso.

 

Etiquetas: bebidas alcohólicascervezamúsicasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS