El riesgo de sufrir alzhéimer y párkinson podría detectarse en la piel

Así lo atestigua el último estudio desarrollado por el Hospital Central de San Luis Potosí (México) que, a falta de corroborar los resultados, proponen que una simple biopsia de la piel del paciente serviría para diagnosticar de forma precoz, sencilla y efectiva, enfermedades neurodegenerativas tan conocidas como el alzhéimer y el párkinson.

 

La biopsia puede mostrar si existen niveles niveles anormalmente elevados de proteínas características de estas enfermedades, tal y como comenta Ildefonso Rodríguez Leyva, líder de la investigación: “Las enfermedades neurodegenerativas se caracterizan por presentar alteraciones en la estructura y la función de varias proteínas. Al tener un origen común, las células de la piel y las neuronas deben expresar proteínas comunes”.

 

Este fue el punto de partida para probar la hipótesis de que los depósitos de las proteínas tau en las neuronas podrían encontrarse también en la piel. Para ello, contaron con la participación de 20 personas con enfermedad de Alzheimer, 16 con párkinson y 17 con demencia provocada por otra enfermedad y un grupo de control de 12 personas sanas.

 

El análisis de las muestras de piel de todos ellos reveló que tanto los pacientes diagnosticados con alzhéimer como los de párkinson presentaban niveles siete veces más elevados de la proteína tau que los demás voluntarios del experimento.

 

“Si otros investigadores reproducen nuestros hallazgos, este avance podría ayudar a un diagnóstico más temprano y oportuno de estas patologías”, aclara Rodríguez.

 

Etiquetas: alzheimerenfermedades neurodegenerativasparkinsonpielsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS