El rechazo social perjudica la salud

rechazo-socialLa artritis, el asma, las enfermedades cardiovasculares y hasta la depresión pueden ser detonados por la indiferencia que muestran hacia nosotros otras personas y el rechazo social. Es la conclusión a la que han llegado el psicólogo George Slavich y sus colegas de la Universidad de California. Tras solicitar a 124 voluntarios que pronunciaran discursos y realizaran ejercicios mentales y aritméticos frente a un auditorio indiferente y hostil, pidieron a una cuarta parte de ellos que participara en videojuegos de computadora multijugador, donde los otros participantes recibieron la instrucción de excluirlos. Los análisis mostraron que la situación de rechazo social aumentaba la actividad inflamatoria de sus organismos. Si esta inflamación se vuelve crónica, concluyen los expertos, puede desencadenar artritis reumatoide, cáncer, enfermedades cardiovasculares y depresión, entre otros problemas de salud.

Además, los análisis por resonancia magnética del cerebro de los participantes mostraron que los niveles inflamatorios más elevados estaban asociados a una mayor actividad cerebral en las áreas que responden al estrés social, concretamente la corteza cingulada dorsal anterior y la ínsula, vinculada a emociones básicas como odio, miedo, felicidad y tristeza. "Esto constituye una evidencia más de que nuestro cuerpo y nuestra mente están íntimamente conectados?, asegura Slavich, que publica su investigación hoy en la revista PNAS.

Como explicación a la excesiva respuesta inflamatoria del organismo tras la exposición al rechazo social, Slavich sugiere que se debe a que el cuerpo humano se prepara automáticamente para un posterior ataque físico. Las citoquinas que regulan el sistema inmune y producen inflamación se liberan para reducir el riesgo de infección en caso de agresión.

Etiquetas: cerebrocáncerdepresiónsalud

Continúa leyendo

COMENTARIOS