Demasiados antioxidantes favorecen el desarrollo del cáncer

Los antioxidantes, presentes sobre todo en frutas y verduras, gozan de gran popularidad entre la población, ya que eliminan del organismo los reactivos y dañinos radicales libres que surgen del metabolismo celular. Un nuevo estudio advierte sin embargo del riesgo de tomarlos en exceso, ya que la dosis adicional aportada por suplementos farmacológicos y medicamentos como la acetilcisteína puede resultar funesta para la salud. Según los autores, las vitaminas A, C y E ingeridas de forma no natural aceleran el desarrollo tumoral en pacientes con bultos pulmonares no diagnosticados, que normalmente se corresponden con los fumadores.


Estudios previos habían vinculado el uso de suplementos con altas dosis de caroteno beta con un mayor riesgo de cáncer de pulmón en pacientes de alto riesgo, y de suplementos con altas dosis de vitamina E con una mayor posibilidad de sufrir infarto hemorrágico en el cerebro y cáncer de próstata. La presente investigación, llevada a cabo por la Universidad de Gotemburgo (Suecia), ha concluido que los suplementos con antioxidantes aceleran la progresión de pequeños tumores pulmonares en lugar de combatirla, como tradicionalmente se ha pensado.


Los autores administraron dosis de vitamina E y N- acetilcisteína a ratones de laboratorio al tiempo que mantuvieron un grupo de control, y observaron que los animales con cáncer de pulmón en su etapa inicial experimentaron un considerable crecimiento de los tumores, que se tornaron más invasivos. El cáncer mató a los ratones dos veces más rápido que los ratones que no recibieron antioxidantes. No obstante, los ratones de la muestra ya tenían lesiones cancerígenas, de modo que los resultados no se pueden extrapolar a la aparición de tumores en animales sanos.


De momento, sus conclusiones se basan en la experimentación con ratones y células humanas, si bien ya sacian a algunos controvertidos investigadores que siempre han defendido el efecto pernicioso de este compuesto. Cabe destacar entre ellos a James Watson, descubridor de la estructura de doble hélice del ADN, quien en su momento afirmaba que “los antioxidantes pueden impedir que matemos a las células cancerosas y curemos el cáncer”.

 

Los autores del estudio aconsejan a personas con cáncer de pulmón que eviten la toma de estos suplementos y también a los enfermos de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), a los que se suele recomendar la acetilcisteína.

Etiquetas: antioxidantescáncer

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS