El dolor sí entiende de sexo

Los hombres y las mujeres no procesamos de la misma forma el dolor.

 

Cierto es que los hombres y las mujeres poseemos diferente sensibilidad al dolor y que, además, las féminas son más numerosas respecto al dolor crónico que los varones. Según la última Encuesta Nacional de Salud, el dolor afecta al 24,8% de la población de 15 o más años; entre un 20 y un 25% de las personas tiene dolor crónico y la gran mayoría son mujeres.

 

Pero, ¿es el cableado cerebral del dolor el mismo en ambos sexos? Bajo este punto de partida, un equipo de científicos de la Universidad McGill y de la Universidad de Toronto (Canadá) ha realizado una investigación realizada con ratones que revela, por primera vez, que el dolor se procesa en células diferentes en los ratones machos que en las hembras. Este descubrimiento tendrá importantes implicaciones tanto en el tratamiento (que sería específico para cada sexo) como en la comprensión general del dolor en el ser humano.

 

Los científicos partieron de la base de que el dolor se transmite desde el lugar de la inflamación o de la lesión a través del sistema nervioso mediante una célula del sistema inmune llamada microglia. Al estudiar la base neural de cada cerebro, comprobaron que esto solo sucedía en los machos y no en las hembras. Y es que en el caso de las hembras, son las células T -otro tipo de célula inmune-, las que activan la alerta del dolor, aunque desconocen el por qué de esta diferencia.

 

“La comprensión de las vías de dolor y las diferencias entre sexos es absolutamente esencial para diseñar la próxima generación fármacos dirigidos más sofisticados para el dolor. Debido a que los ratones tienen un sistema nervioso muy similar a los seres humanos, especialmente para una función evolutiva básica, como el dolor, nuestros resultados nos sugieren la información aquí planteada es importante en el desarrollo de fármacos para el dolor en los seres humanos”, explica Michael Salter, coautor del estudio.

 

Esta diferencia de sexos respecto al campo del dolor es realmente sorprende, según los autores y “este hallazgo es un ejemplo perfecto de por qué es importante que en la investigación, y también en la básica, se contemple el sexo femenino”, aclara Jeffrey Mogil, líder del estudio.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Nature Neuroscience.

 

Etiquetas: dolor de espaldasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS