El dolor crónico puede ser hereditario

Una última investigación sobre las causas del dolor crónico (aquel que dura más de seis meses) indica que éste puede ser genético.

 

El estudio, que será presentado en el encuentro anual de la American Academy of Neurology en Filadelfia (EEUU), ahonda en que las personas que sufren dolor crónico suelen tener una combinación de síntomas como: dolor de cabeza y dolor de espalda de una forma persistente e incluso el síndrome de fatiga crónica, endometriosis o fibromialgia, entre otras afecciones.

 

Para llegar a la vinculación genética del dolor crónico, los investigadores pidieron a 2.721 pacientes con dolor crónico que calificaran la intensidad de su dolor de 0 a 10. Tras esto, dividieron a los participantes del estudio en tres grupos según sus niveles de dolor: bajo, medio y alto, donde el grupo de dolor moderado fue el más abundante con un 46% de los casos. El grupo con alta percepción del dolor supuso un 45%. Finalmente, el grupo con poca sensación de dolor sólo representó el 9%.

 

Tras realizar un análisis genético a todos los participantes del estudio, los resultados arrojaron que una variante del gen DRD1 (receptor de dopamina) era un 33% más frecuente en el grupo de baja sensación de dolor que en el de alta sensación de dolor. Además, las personas integradas en el grupo de dolor moderado eran más propensas a tener enzimas (COMT) que limitaban la liberación de la dopamina. Al mismo tiempo, el grupo de sensación alta de dolor era un 25% más propenso a tener el gen DRD2 que en el grupo de personas con dolor moderado.

 

"Nuestro estudio es muy importante, ya que proporciona una forma objetiva de entender el dolor y por qué diferentes personas tienen diferentes niveles de tolerancia del dolor", afirma Tobore Onojjighofia, autor del estudio.

 

Etiquetas: genéticaneurocienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS