El corazón de los hombres envejece de forma distinta al de las mujeres

Esta es la principal conclusión de un estudio que analiza los cambios en el ventrículo izquierdo del corazón a lo largo de diez años.

Al igual que el resto del organismo, nuestro corazón también envejece con el paso de los años, y estos cambios pueden asociarse a un mayor riesgo de fallo cardiaco. Para los científicos, conocer cómo se produce este envejecimiento es importante, pues nos puede ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares que, según la Organización Mundial de la Salud, son la principal causa de muerte en todo el mundo.

Con este objetivo, un equipo de la Universidad Johns Hopkins ha estudiado las imágenes de resonancia magnética de los corazones de más de 3.000 personas de 54 a 94 años a lo largo de una década. De esta forma, se han obtenido datos muy valiosos que muestran cómo cambia el corazón de hombres y mujeres a lo largo del tiempo.  

Uno de los resultantes más sorprendentes del estudio revela que, si bien el volumen del ventrículo izquierdo desciende con la edad en ambos sexos, su masa aumenta en hombres y desciende ligeramente en las mujeres. Es decir, con la edad, el músculo que rodea al ventrículo izquierdo de los hombres tiende a hacerse más grande y denso, mientras que el de las mujeres mantiene su tamaño o, incluso, encoje.

¿Qué significa esto? El ventrículo izquierdo es la parte del corazón que bombea sangre a todo nuestro organismo, y por tanto su forma y tamaño influyen en el esfuerzo que tendrá que realizar para llevar a cabo su cometido. “Un músculo más voluminoso y un ventrículo más pequeño predicen un alto riesgo de fallo cardíaco relacionado con la edad. Sin embargo, según las variaciones observadas, hombres y mujeres pueden desarrollar la enfermedad por razones diferentes”, explica John Eng, uno de los autores de este estudio que se publica en la revista Radiology.

Si bien es necesario realizar más estudios para averiguar el porqué de estas diferencias entre hombres y mujeres, los resultados sugieren que es necesario personalizar los tratamientos y considerar las diferencias entre sexos a la hora de realizar un diagnóstico.

Por otro lado, el estudio confirma la importancia de la presión arterial y de la dieta para una correcta salud cardiaca, pues el aumento de la masa del ventrículo izquierdo también estuvo relacionado con mayor presión arterial e índice de masa corporal y se asociaba negativamente con el colesterol HDL (el llamado “colesterol bueno”).

Etiquetas: corazónenfermedades cardiacassalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS