El contacto con la naturaleza mejora el rendimiento cognitivo de los niños

El Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental, centro aliado del Barcelona Institute for Global Health (ISGlobal) ha realizado un estudio sobre la asociación ante la exposición a las zonas verdes en la escuela y el desarrollo cognitivo de los niños. Los resultados no dan lugar a dudas: los árboles y el contacto con la naturaleza en general mejoran el rendimiento cognitivo de los niños de primaria. El estudio ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

 

Hasta el momento, las evidencias científicas sobre cuál era el impacto en el cerebro del contacto con los espacios verdes era limitado. Este nuevo trabajo de investigación probó la asociación entre la maduración cognitiva de casi 2.600 niños de primaria y la exposición a zonas verdes tanto en la escuela como el hogar durante 12 meses. Los científicos realizaron pruebas a los pequeños cada tres meses, esto es, en cuatro ocasiones durante el período que duró el estudio.

 

Los resultados demostraron que el contacto cercano con la naturaleza dentro y alrededor de las escuelas, según datos de satélite, fue relacionado con una mejor capacidad mental para manipular de forma continua y actualizar las facultades de información conocidas; esto es, se encontró una mejora de un 5% en la memoria de trabajo y un 6% en la de trabajo superior y, además, los niños mostraron una reducción de un 1% en la falta de atención, independientemente de la educación de los padres, su raza o el trabajo que desempeñaran sus progenitores.

 

“También encontramos que la contaminación del aire relacionada con el tráfico representaba entre el 20 y 65% de las asociaciones estimadas entre el verdor de la escuela y el desarrollo cognitivo. Una parte de la influencia observada de espacios verdes en el desarrollo cognitivo podría estar mediada por la capacidad de los espacios verdes en la reducción de la contaminación del aire que, a su vez, se ha relacionado negativamente con el desarrollo cognitivo”, explica Payam Dadvand, líder del estudio.

 

Según los investigadores, la ampliación de los espacios verdes en las escuelas “podría conducir a mejoras en el desarrollo cognitivo de los escolares, que en última instancia, pueden dar lugar a una ventaja en el capital mental de la población”, aclara Jordi Sunyer, coautor del estudio.

Etiquetas: contaminaciónniñossalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS