El comportamiento de los asesinos en serie sigue un patrón matemático

silencio-corderosDos investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles han desarrollado un modelo matemático a partir del comportamiento de un asesino en serie, el ucraniano Andrei Chikatilo, arrestado el 20 de noviembre de 1990, que se confesó autor de 56 asesinatos en el transcurso de 12 años, y fue ejecutado en 1994.

Analizando sus crímenes, los matemáticos observaron que seguían un patrón que en matemáticas se conoce como "Escalera del Diablo". Concretamente, detrás de cada crimen cometido por Chikatilo existiría un brote psicótico, que surge a partir de la activación simultánea de varias neuronas en el cerebro. Los autores comparan la activación de las neuronas con el funcionamiento de una pistola: una vez que una neurona se enciende no puede volver a dispararse hasta que se ha recargado, un tiempo conocido como período refractario. "Por eso hay largos intervalos de tiempo entre un asesinato y el siguiente", aclaran Mikhail Simkin y Vwani Roychowdhury. Por otra parte, cada neurona está conectada a otras miles de neuronas, a las que activa si también están listas para "dispararse". Y es en ese momento cuando el asesino en serie siente la "necesidad" de matar.

El estudio sugiere que un criminal de estas características solo perpetra un asesinato después de que ha transcurrido un cierto período de tiempo desde la excitación neuronal anterior. Además, señala que el asesinato tiene un efecto sedante sobre quien lo comete, haciendo que la actividad neuronal caiga por debajo del umbral de la excitación.

Para llegar a esta conclusión, los matemáticos emplearon un modelo en el que usaron un periodo de 2 milisegundos como escalón temporal básico, el tiempo aproximado entre dos disparos de una neurona real. Y simularon unos 100.000 millones de pasos, equivalente a unos 12 años, que es el periodo en el que Chikatilo estuvo activo. Los resultados son casi idénticos a la distribución de asesinatos reales de Chikatilo, lo que confirma la validez del nuevo modelo.

Etiquetas: cerebro

Continúa leyendo

COMENTARIOS