El cerebro del obeso reacciona más a la comida que al dinero

Así lo indica un estudio de la Universidad de Granada que ha analizado la actividad del circuito de la recompensa cerebral en personas con exceso de peso.

También te puede interesar: ¿Influyen los horarios de las comidas en la obesidad?

Luchar contra el exceso de peso supone hacerlo contra la propia naturaleza humana: cuando alguien con obesidad contempla una imagen de comida rica en grasas y azúcar se encienden sus circuitos de recompensa cerebral, o sea, las redes neuronales relacionadas con el placer, el deseo y la motivación. Esto es así y ha sido comprobado repetidas veces por la neurociencia. Lo que se ha estudiado menos es si ese estímulo tiene la misma capacidad de llevar a la perdición que otros en teoría tan poderosos como la posibilidad de ganar dinero.

Esto es lo que se propuso averiguar un grupo de investigadores del Centro Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada cuando aplicó la técnica de resonancia magnética funcional a 21 adultos con obesidad, 21 con sobrepeso y 39 con un peso normal. A todos ellos les enseñaron imágenes de distintos alimentos –como hamburguesas o piezas de fruta– y se les preguntó cuánto estaban dispuestos a pagar por cada uno de ellos.

También se sometieron a una prueba en la que recibirían diversas cantidades dinero si apretaban correctamente un botón cuando apareciera una estrella.

Los resultados mostraron a mayor índice de masa corporal (IMC) más se activaba el circuito de la recompensa al ver las fotos de comidas grasientas y/o azucaradas. Por el contrario, en la prueba del dinero puntuaron más alto las personas con sobrepeso, no las obesas. Traspasado el umbral de un IMC de entre 27 y 32, desciende el nivel de reacción desencadenada por la expectativa de obtener dinero: sus patrones neuronales eran similares a los voluntarios con peso saludable.

Como indican los investigadores, su trabajo puede ser útil para diferenciar entre las reacciones de individuos con sobrepeso y obesidad y para buscar estímulos placenteros similares a los de la comida y "desviar la atención" de las personas obesas.

Etiquetas: cerebro humanoneurocienciaobesidadsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS