Dormir poco nos hace escoger mal qué comemos

insomnio-relojNuevos estudios neurocientíficos realizados con resonancia magnética revelan que la falta de sueño reduce la capacidad de ciertas regiones del cerebro humano encargadas de tomar decisiones con respecto a la comida que consumimos. Esto podría explicar la estrecha relación entre el insomnio y la obesidad.

En los experimentos, científicos del Laboratorio de Sueño y Neuroimagen de la Universidad de California (EE UU) estudiaron el comportamiento de 33 adultos sanos después de una noche de sueño normal y tras haber pasado gran parte de una noche en vela. En ambas sesiones les mostraron distintos alimentos mientras escaneaban su cerebro para determinar cuáles les apetecían más. Así fue como Stephanie Greer y sus colegas comprobaron que el lóbulo frontal, que controla el comportamiento y toma decisiones, entre ellas seleccionar la comida, funciona "peor" cuando no dormimos bien, lo que nos impide reunir la información necesaria para decidir qué comida es más saludable. Como consecuencia, los sujetos privados de sueño durante el experimento escogían alimentos menos sanos, más grasos y también menos sabrosos.

?No son los centros relacionados con el placer y la recompensa los que hacen que comamos peor cuando no descansamos, sino el cerebro racional, que no procesa todas las señales para tomar decisiones 'sabias'?, aclara Greer, que ha dado a conocer los resultados en el congreso de la Academia Americana de Medicina del Sueño SLEEP 2012.

 

Etiquetas: alimentacióncerebroneurocienciasueño

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS