Dormir en la cama con los recién nacidos puede ser peligroso para ellos

Bebé dormido

Un nuevo estudio que acaba de hacerse público en Estados Unidos refuerza la asociación entre las muertes de bebés y lo que los anglosajones llaman bed sharing, es decir, el hecho de que los recién nacidos duerman en la misma cama con otras personas –generalmente, sus padres– o animales.

Aunque algunos pediatras defienden esa práctica por sus beneficiosos efectos en la salud de los recién nacidos, ya se sabía que es un factor de riesgo.

 

De todos modos, los nuevos datos han asombrado a los expertos: nada menos que el 74% de los bebés de hasta cuatro meses fallecidos a causa del síndrome de muerte súbita del lactante y otros motivos relacionados con el sueño dormían acompañados.

 

De la investigación, que ha analizado 8.207 casos, también se extrae otra importante conclusión: los infantes de entre cuatro meses y un año corren más peligro si hay objetos en la cama, como mantas o almohadas. No obstante, los especialistas todavía son incapaces de establecer por qué aumenta el riesgo en esas circunstancias.

Etiquetas: salud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS